el entorno . com  -  Noticiario del Barça
  31 de Julio de 2014     Edición de las 21:30 h.  

 

 
Fútbol

Ver noticias de ibrahimovic_
Lunes, 8 de Febrero de 2010 a las 9:04
LAS REFLEXIONES DEL DELANTERO
Zlatan Ibrahimovic: "El gol no lo es todo para mí, no estoy preocupado"


JOAN DOMÈNECH / MARCOS LÓPEZ
 Zlatan Ibrahimovic.
 Foto: Jordi Cotrina

PUBLICIDAD
Dos goles en los últimos 10 partidos invitan a pensar que Zlatan Ibrahimovic está en crisis. Él lo niega. Y niega estar preocupado por su sequía porque está disfrutando de los títulos que ya ha ganado y del fútbol que practica el Barça.

--Lleva más de medio año en el Camp Nou. ¿Cómo califica la experiencia hasta ahora?
--Es muy buena. Mi familia y yo nos hemos adaptado bien, soy feliz aquí, hemos logrado tres títulos en seis meses, estamos arriba en la clasificación y no hemos perdido en la Liga. El equipo lo ha ganado todo y quiere seguir así. Es impresionante. Solo lamento lo que nos pasó en la Copa: creo que merecimos clasificarnos porque el Sevilla no es mejor que nosotros. Pero en el fútbol pasan estas cosas.

--Empezó con 11 goles en las 13 primeras jornadas, pero ahora lleva varios partidos sin anotar.
--No me preocupa. Me ha pasado otras veces. En mi primer año en el Ajax empecé muy bien. Luego anduve mal, luego bien... Una montaña rusa. Es normal, porque debes adaptarte a muchas cosas y en muy poco tiempo. Me sucedió lo mismo al llegar a la Juventus y en el Inter, una temporada con altibajos. Obviamente, siendo un nueve, un delantero centro de un equipo como el Barcelona, es importante marcar goles, pero no lo es todo.

--¿No? ¿No lo es todo?
--Al menos para mí. Si participo en el juego y asisto a un compañero, me siento igual de bien.

--Suma ya siete asistencias, algo no muy normal en un delantero.
--Por eso digo que el gol no lo es todo. Una asistencia es como un gol, porque das la felicidad a un compañero. Y eso es tan importante para mí como marcar. Esta mala racha no me preocupa porque acabarán llegando los goles. Si juegas bien, si ayudas al equipo, si creas ocasiones, marcas.

--Viene de Italia, de un fútbol en las antípodas del Barça. Allí un 1-0 es un tesoro, aquí no. Allí estaba solo en la delantera, aquí le rodean Messi, Henry, Xavi, Iniesta...
--Hay mucha diferencia. En Italia se te presentan dos, tres, cuatro ocasiones en un partido y debes estar preparado para no fallar. Puedes estar 80 minutos sin tocar casi la pelota y sabes que te llegará una al final. Y no debes fallar porque te juzgarán por esa. Por eso duran tanto y son tan valiosos delanteros como Inzaghi o Trezeguet, a los que tan solo les llega un balón y marcan.

--¿Y cómo vive ese cambio?
--Es verdad, estoy volviendo a mis inicios en el Ajax. En Italia no interesa el juego. Allí sirve un 1-0. No interesa nada más que la victoria. Y cuando se plantea el hecho de jugar bien, te dicen: "Has jugado muy bien, pero no ganas nada, ¿eh?". Para ellos, no cuenta el buen fútbol.

--Aquí es casi más importante jugar bien que vencer. ¿Lo sabía?
--Sí, sí, lo sabía. Me recuerda al Ajax. Ganabas 1-0 y la gente silbaba. No entendía nada. "¿Por qué silban?", me preguntaba. Porque la gente quiere buen juego, espectáculo.

--¿Comparte esta mentalidad?
---La entiendo perfectamente. Si yo pago una entrada, lo que espero ver es un buen espectáculo. Si ganas 1-0 pero no te diviertes, te vas para casa insatisfecho. Aquí la gente quiere un fútbol moderno, divertido. Si estuviera en la grada del Camp Nou, también pediría lo mismo.

--Usted sostiene que el Barça practica el fútbol del futuro.
--Sí, porque marca una tendencia. Dentro de unos años todos querrán jugar como nosotros. Me alegró mucho el triunfo de España en la Eurocopa porque lo consiguió practicando un fútbol maravilloso. Como el Barça: ganar todos los títulos confirma, demuestra, que puedes vencer jugando bien. Por eso es el fútbol del futuro. No cambiará en un año o dos, porque las tradiciones no cambian tan rápidamente, pero esa es la línea, la tendencia.

--¿Eso es lo que buscaba? ¿Divertirse? ¿Títulos? ¿Ganar dinero? ¿Acabar una carrera en un gran club?
--Ni acabar una carrera ni ganar más dinero, eso no. Buscaba divertirme y progresar como futbolista. En Italia también me divertí, pero sentía que aún podía mejorar, progresar, dar más de mí mismo. Aquí he ganado títulos que con el Inter habrían sido imposibles, como la Supercopa de Europa o el Mundial de Clubs, porque llevan muchos años sin haber podido ganar la Copa de Europa.

--¿Y qué ve cuando mira al Barça?
--Un gran equipo. Hay algunos equipos que tienen dos, tres o cuatro grandes jugadores de esos que dices "¡uauhh!". Pero llegas al Barça, miras y te das cuenta de que todos los de la plantilla son ¡uauhh!. Están Xavi, Leo, Andrés, Puyol, Henry, Alves

--¿Impresiona estar en este equipo?
--Tanto como eso, no. Si fuera un juvenil de 18 años... Pero hace tiempo que salí de mi país, estuve en Holanda y luego cinco años en Italia, donde también coincidí con grandísimos futbolistas. Aquella Juve era muy buena, el Inter también. Ahora, con el dinero de mi marcha, han podido comprar más jugadores y han vuelto a hacer un gran equipo. En el Barça, todos nos conocemos y sabemos qué hacer. No le vas a decir a Henry algo sobre la profundidad o el regate. ¿Qué puedes contarle a Leo sobre el regate? Tampoco dirás a Xavi cómo tiene que dar un pase. Todos son de máximo nivel, altísimo.

--Hace un par de semanas, Guardiola le invitó a comer. ¿Cómo fue?
--Me sorprendió cuando me lo dijo. Es la primera vez que me ha pasado en mi carrera. Al menos, de esta forma tan espontánea y tan sencilla.

--¿Qué le dijo?
--Me preguntó si estaba bien, si era feliz, si me sentía cómodo, si mi familia se había adaptado, si necesitaba algo Él tiene una idea: si eres feliz, en el campo, rindes más. Fue muy bien. Son detalles del míster que te sorprenden. Este tipo de cosas te hacen sentirlo más cercano. Pero nunca puedes perder la perspectiva de que él es el entrenador, el jefe, y tú el jugador, uno más del equipo.

--Ha hablado del fútbol del futuro. ¿Es Guardiola el tipo de entrenador del futuro?
--¿Cuántos años tiene? ¿39? ¡Uff! Y ya lo ha ganado todo. Es muy joven y le queda mucho tiempo para progresar. Sí, es el tipo de entrenador que se lleva ahora. En Italia han querido imitarlo. No es tan fácil.

--Leonardo, en el Milan; Ferrara, al que han destituido en la Juventus...
--Piensa como un futbolista. Es muy activo, participa mucho en los entrenamientos. Había tenido técnicos más pasivos, de ordenar más que de explicar. No es un policía que da órdenes, un dictador que marca obligaciones. Es más un profesor didáctico que te instruye. Capello, Mancini, Mourinho no eran tan activos. Capello y Mourinho te explicaban las cosas en una pizarra; el míster se mete en el campo. Como ha sido un gran jugador, sabe lo que piensa un futbolista. Vive para el fútbol. Está las 24 horas pendiente del fútbol.

--¿El vestuario es muy distinto?
--El ambiente es muy bueno. Lo era también en Milán. Pero me gusta mucho la mentalidad de aquí. Sales a entrenar y ves a Xavi, Messi, Iniesta y a todos que se ponen a jugar con la pelota. En Italia, esperabas a que saliera al entrenador charlando, sentado en el banquillo. Son casi como los niños cuando salen de clase. Estoy seguro de que si un día los llamara de noche por teléfono para ir a jugar un partidillo, vendrían todos. No solo quieren jugar, es que disfrutan.

--¿Está al corriente de la leyenda de que los árbitros ayudan al Barça?
--No creo en estas cosas. Me entra por un oído y me sale por el otro. Pasaba lo mismo en Italia con los equipos que estaban arriba.

--Llegamos al final y no ha aparecido el nombre de Etoo.
--Es verdad. Es la primera entrevista en la que no me preguntan por él.

--Hace unos días protagonizó un inesperado ejercicio de autocrítica en la sala de prensa. Por contundente y porque no es habitual.
--Me gusta decir las cosas como son. Nada más. Si no estoy bien, ¿por qué debo decir lo contrario?

--Al día siguiente, Guardiola le replicó diciendo que estaba en completo desacuerdo.
--Lo sé, pero el míster tiene su opinión y yo se la respeto. Pero no hay mejor crítico que uno mismo. Y yo lo soy. Y muy duro.

--¿Por qué?
--Tengo una mentalidad vencedora, siempre he sido así. Por eso soy duro conmigo mismo. Sé que lo puedo hacer mejor siempre.

--¿Nunca está satisfecho?
--No. Nunca. Si hago una cosa bien, pienso que puedo hacer dos bien. Si hago dos bien, pienso que puedo hacer tres y así sucesivamente. Jamás me conformo.

--¿Eso no le tortura?
--No. Cuando uno juega a este nivel, sabe que debe estar preparado al máximo en todo momento.

--¿Le afectan las críticas?
--No, nadie mejor que tú sabe cuando has jugado bien o mal. No hace falta que te lo digan. Además, si leyeras todo lo que dicen, te volve- rías loco. Pero si leo o veo algo en lo que pueden tener razón, reflexiono.

--Lleva un tatuaje con la leyenda "solo Dios puede juzgarme". ¿Es Dios su único crítico?
--Creo en Dios, soy muy católico, pero mi mayor crítico soy yo. Me exijo mucho. En Italia me recriminaban que no disfrutaba de las cosas, que tuviera paciencia. Pero soy así. Ni siquiera cuando metía muchos goles me sentía satisfecho. Es mi carácter, es la manera en la que afronto los partidos. Así me siento bien.

--Y el dragón rojo que lleva dibujado en su piel, ¿qué significa?
--Me lo puse porque quise. Soy muy espontáneo. Pienso una cosa y la hago. No planifico. ¿Para qué? Piensas que harás algo dentro de 10 días y al quinto te has muerto bromea tocando la mesa donde se desarrolla la entrevista. Hay que vivir al día. Todos los tatuajes tienen un significado.

--¿Se hará alguno más en Barcelona? ¿Le caben aún?
--No lo sé, ya les he dicho que vivo al día. Si de repente pienso en algo, lo hago. No planifico nada. Ni las vacaciones, pensando que en tres meses iremos a Miami. Eso, luego, te acaba condicionando. Piensas algo, lo haces. Así de simple. No pienso en el futuro, vivo y disfruto del día a día.

--Parece tenso en el campo.
--Es una tensión controlada. Necesito adrenalina, no puedo salir relajado, porque entonces no estoy bien. Pero fuera del campo soy muy tranquilo. Me gusta tenerlo todo bajo control, tener mis rutinas. Lo contrario me incomoda.

--No se lleva el fútbol a casa.
--No. El fútbol es para jugarlo, no para verlo. Marco mucho la frontera entre el trabajo y la vida privada. Aquí, el fútbol dice mirando el césped del campo 1 de la Ciutat Esportiva y allí mira a lo lejos, mi familia. Siempre lo he hecho así. Hago una vida muy tranquila. Voy a casa, estoy con mis hijos, con mi mujer, veo películas... Nada especial. No me gusta nada el desorden. Me gusta tenerlo todo bajo control, porque, si no, me siento extraño. Pero no dejo de hacer nada porque retransmitan un partido en televisión. Solo veo algunos, especiales: vi el Inter-Milan, la final del Mundial...

--¿Conoce algo de Barcelona?
--Sí, pero no mucho. Por lo que he visto, es una ciudad maravillosa por el clima, la luz. Ya hemos ido al Zoo y al Aquarium con los niños. Y a algunos restaurantes, pero no salimos mucho. Me encanta esta ciudad. Coges la Diagonal y llegas al centro cruzándola en poco tiempo. Además, es muy limpia, no hay la polución de Milán.


 
Zerowatts

elentorno.com. © Copyright 2000-10, Todos los derechos reservados
Todas las marcas y logotipos son propiedad de sus respectivos dueños.